Biotecnología industrial

La biotecnología industrial se ha identificado como un sector clave en el camino hacia una economía circular más sostenible, debido a su capacidad para transformar sustancialmente la producción industrial en múltiples sectores (farmacéutico, agroalimentario, químico, cosmético, energético).

Imagen de un bioreactor

La biotecnología industrial permite la producción de una amplia variedad de productos —químicos, materiales, alimentos, biocombustibles o biofármacos— a partir de materias primas de origen biológico. Consigue reducir el impacto medioambiental utilizando la biomasa como una alternativa a los recursos fósiles para la fabricación de bioproductos, biocombustibles y biopolímeros.

El desarrollo de las técnicas de fermentación y la utilización y diseño de nuevos biorreactores, junto con las técnicas de ingeniería genética, han permitido la obtención de productos de gran interés económico para la industria, cuya preparación por síntesis química es más costosa y menos limpia desde el punto de vista medioambiental.

La biotecnología industrial permite mejorar la productividad reduciendo el uso de recursos (agua y productos químicos tradicionales) y el consumo de energía; reduce las emisiones (incluidas las de gases de efecto invernadero) y el uso de combustibles fósiles. También permite la reducción de la generación de residuos, y es un instrumento imprescindible para su tratamiento y recuperación.

Por otro lado, permite impulsar la economía rural mediante la creación de nuevos mercados para los cultivos agrícolas, ofreciendo nuevas alternativas para el uso de la tierra y el aprovechamiento de los residuos, así como el desarrollo de biorrefinerías integradas en las zonas agrícolas.

Asebio cree que para impulsar el desarrollo de la biotecnología industrial y maximizar sus beneficios, es necesario impulsar medidas de promoción del sector, entre las que destacan:

  1. Mejorar las oportunidades para los productores de materia prima (biomasa)
  2. Investigar las opciones para el uso de nuevos tipos de biomasa (especialmente desechos y residuos)
  3. Incrementar la mano de obra cualificada que permita mantener la competitividad de la biotecnología industrial en Europa
  4. Introducir un marco político y de incentivos, transparente y estable, que promueva la bioeconomía e impulse la comercialización de productos biológicos
  5. Mejorar la percepción pública de la biotecnología industrial y sus productos 
  6. Impulsar la construcción de instalaciones piloto y de demostración en la UE 
  7. Mejorar y aumentar la financiación para proyectos de demostración y la construcción de biorrefinerías a gran escala 
  8. Desarrollar y mejorar las relaciones entre los agentes convencionales y no convencionales de la biotecnología industrial