Press release


10/07/2014
La colaboración pública-privada y los fármacos disruptivos, claves para el futuro de la biotecnología sanitaria
Imagen de la clausura
La Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela y el Director General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud, Agustín Rivero, clausuran el Curso “Biotecnología y Salud” en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander
 
Madrid, 10 de julio de 2014. Hoy se clausura el Curso “Biotecnología y salud: Desde la ciencia y la tecnología al impacto socioeconómico” que se celebra desde el 8 de julio en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el Palacio de la Magdalena (Santander). Este curso, está organizado por ASEBIO y la UIMP, junto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), con el patrocinio de FECYT, en el marco del Año de la Biotecnología en España.
La clausura ha corrido a cargo de la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela y el Director General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud, Agustín Rivero.
La secretaria de Estado ha explicado que la biotecnología “tiene un peso muy importante en la economía española. Es además un área que encaja perfectamente en la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación, ya que congrega talento, investigación de calidad, participación empresarial y una enorme capacidad para resolver muchos de los retos de la sociedad. Este 2014, Año de la Biotecnología, debe servir para que tomemos conciencia de la importancia de un área de la ciencia que es fundamental para el desarrollo económico y social de nuestro país e iniciativas como este curso organizado por el ISCIII, ASEBIO y la UIMP son de mucha ayuda para conseguir ese objetivo”.
El curso ha constado de tres intensos días de reflexión y debate entre personalidades de relieve nacional e internacional en la materia, en torno a tres grandes temas: la biotecnología en la medicina del cerebro; la medicina regenerativa; y la medicina personalizada, sin olvidar la importancia de las estrategias políticas tanto públicas como privadas así como los aspectos y consideraciones éticas que rodean al desarrollo, logros y desafíos de estas tecnologías.
En el mismo, ha quedado de manifiesto que la nueva regulación de ensayos clínicos europea va a favorecer el acceso de nuestros pacientes a las nuevas terapias, además de potenciar la transparencia en la investigación. Además, existen dos temas en los que la mayoría de los ponentes han coincidido: la necesidad de más colaboración público-privada al igual que la de contar con fármacos disruptivos en biotecnología sanitaria.
En el bloque de medicina y cerebro, Antonio Páez, Clinical Operations Sr.Manager de Grifols, apuntó que tanto la biotecnología como las nuevas tecnologías médicas están ayudando a que se tenga más conocimiento del tratamiento de las enfermedades pero están encareciendo la I+D. Javier Burgos, director general de Neuron BIO, explicó que en enfermedades como el Alzheimer, sería necesario tener programas de diagnóstico temprano de la enfermedad. Respecto a Carlos Vila, Gerente Médico de Almirall, explicó que la nueva regulación es un avance pero que hay que matizar ciertos aspectos.
Es necesario además contar con fármacos disruptivos en enfermedades como el Azheimer. “Las grandes farmas están abandonando el campo del sistema nervioso central por las inversiones enormes que no se han materializado”, explica Javier Burgos, “hay que apostar por nuestras tendencias de fármacos”. Paez apuntó que en la fase III de compuestos para esta enfermedad, la tasa de fallos es del 99,6%, por lo que hay que apostar por nuevos paradigmas de la enfermedad. Respecto a Carlos Vila, apuntó que “hemos visto muchos centros de excelencia e investigadores trabajando pero ¿quién los coordina? ¿dónde están las sinergias? Las autoridades deben crear redes de colaboración público-privada con un plan real de investigación basado en la evidencia”, explicó.
En el ámbito de la medicina regenerativa, las terapias avanzadas suponen un nuevo paradigma para el que hasta ahora no había una regulación homogénea. “Hay una necesidad total de que las normativas que regulen estos medicamentos sean homogéneas porque crean un ambiente más estable para atraer al ámbito financiero. Además, existen pocas patentes en este ámbito limitando la capacidad competitiva”, explica Andrés G. Fernández, director de Ferrer Advanced Biotherapeutics. Luis Rodriguez-Borlado, director científico de Genetrix, explica que “estas nuevas regulaciones, en cualquier caso, no deberían poner freno a la capacidad innovadora de los productos”. Desde Bioibérica, Josep Escaich, consejero delegado, explica “ahora las empresas deben plantear nuevos modelos de negocio y desarrollos científicos de acuerdo con el nuevo marco regulatorio impuesto”. En este ámbito, Eleuterio Lombardo, director científico de Tigenix, explica que “esta introducción de terapia celular en el concepto de medicamento supone un cambio pudiendo quedar fuera en ocasiones de las consideraciones generales que regulan los fármacos tradicionales”.
Uno de los temas que han quedado más patentes es la necesidad de colaboración entre laboratorios y hospitales para establecer pautas y conceptos que establezcan estándares similares. Además, ha quedado latente la gran necesidad de colaboración público-privada especialmente en el ámbito de las terapias avanzadas. Carmen Ayuso, Jefe del Departamento de Genética de la Fundación Jiménez Díaz, ha explicado que la disponibilidad de los datos genómicos es crucial para la medicina personalizada, así como la disponibilidad de marcadores para detección precoz de enfermedades y su aplicación para un mejor tratamiento. “La sociedad y las autoridades deben profundizar para que la medicina genómica sea posible en el sistema de salud en España como lo es en el británico, teniendo en cuenta las cuestiones éticas que conlleva y valorando los ratios positivos de coste-eficacia que supone para el sistema”.
Andreas Wallnoefer, Global Head pRED Development at Roche Pharmaceuticals, destacó que los factores del éxito consisten en: la buena ciencia y la solidez y la emprendiduría y pasión como estrategia para adaptarse al cambio del desarrollo de nuevos medicamentos.
En opinión de Augusto Silva, director de I+D de Althia, para desarrollar medicina personalizada tiene que estar muy presente el paciente, “ya que no sólo se tiene que tener accesibilidad a big data sino también conocer la historia clínica de dicho paciente e integrar esa información para poder comparar su evolución en el tiempo y entender y profundizar en los mecanismos de la enfermedad y su progresión”. Joan Ballesteros, presidente y director científico de Vivia Biotech, subrayó que el desarrollo de fármacos se trata de un sistema dinámico en el que el seguimiento de la evolución durante un cierto tiempo es indispensable. “Hay que convencer a los inversores de la utilidad de los biomarcadores para el desarrollo de pruebas fiables en el desarrollo clínico”.
En el bloque del reto del acceso al mercado y cómo beneficiar a los pacientes de la innovación biotecnológica, Bernardo Alonso, Director Ejecutivo de Market Access de MSD en España destaca que “el punto de partida debe ser marcar objetivos en términos de resultados y beneficios de salud. Tenemos la obligación como sector de conseguir que los pacientes se beneficien de la innovación de forma rápida, equitativa y cohesionada. Necesitamos tener un marco regulatorio estable y transparente para las innovaciones farmacéuticas, donde deberían primar los criterios científico-técnicos sobre los administrativos-economicistas”, concluye.
Ana Polanco, directora de market access de NovoNordisk, explica que “dificultar la financiación de fármacos innovadores es dejar de gastar ahora para gastar mucho más dentro de unos años debido a la aparición de complicaciones. Y para ello, de cara a garantizar que los que los pacientes se beneficien de la innovación biotecnológica favoreciendo su acceso y con el compromiso de contribuir a la sostenibilidad del SNS, desde Novo Nordisk consideramos necesario mejorar el diálogo entre los agentes implicados: industria farmacéutica, administración sanitaria, profesionales sanitarios y pacientes y todo ello con un marco de actuación predecible, estable, abierto y transparente”.
Jose Luis García, director médico de Celgene, explicó que hay que reflexionar sobre un tema, si en España tenemos un objetivo de mejor de la salud de tal forma que estemos alineados con la OMS (reducir la mortalidad el 25% para 2025), o si nuestro objetivo es reducir el gasto farmacéutico sin tener en cuenta los resultados en salud. “Además es necesario diferenciar lo que es innovación terapéutica que lo que no para financiar realmente lo que se considera innovación”, explicó.
Daniel Ramón, consejero delegado de Biópolis, ha ofrecido la única conferencia en la que se ha conectado la nutrición con la salud, explicando cómo la alimentación funcional es el único sector de la industria alimentaria en crecimiento. “Cada vez se está poniendo más ciencia y menos marketing en el desarrollo de este tipo de productos”. A lo largo de la exposición se han expuesto casos de uso de tecnologías ómicas y empleo de organismos animales modelo para el estudio de este tipo de ingredientes funcionales.
Modesto Orozco, investigador del IRB de Barcelona, uno de los líderes europeos en simulación de sistemas biológicos y referente internacional en el estudio teórico de sistemas macromoleculares, especialmente de los ácidos nucleicos (DNA y RNA) opina que “en 20 años cuando nuestros hijos vayan al médico podrán tener modelos de órganos enteros como el corazón que predecirán si un medicamento va a ser operativo o no, podremos llegar a tener un avatar in silico de nosotros mismos”. Además, defendió la importancia del genotipado para conocer más información acerca de la posibilidad sufrir patologías en un sujeto y que en algún tiempo acabará siendo una prueba normal y se implementará en ensayos clínicos.
Los directores del curso son Emilio Muñoz, presidente del Comité Científico de ASEBIO y Natividad Calvente, Jefa de Área de Farmacoeconomía y Análisis del Medicamento, Escuela Nacional de Sanidad (Instituto de Salud Carlos III) han valorado de forma muy positiva la participación de los asistentes en el curso y la gran cantidad de información clave que se ha desvelado para comprender el futuro de la biotecnología sanitaria.
Para consultar el programa del Curso de Biotecnología y Salud:
http://esp.uimp.es/agenda-link.html?id_actividad=628F&anyaca=2014-15
Para más información:
Lucía Cecilia
Responsable de Comunicación de ASEBIO
Tfno. + 34 91 2109374/10
Fax. +34 91 2500063
Móvil: 663 117 293
e-mail: lcecilia@asebio.com
 
Documentación:
 
 
 
Permalink  
 
Developed by Web4Bio