Nota de prensa


05/12/2012
AB-Biotics lanza un nuevo ingrediente alimentario que previene la carencia de hierro
Barcelona, 3 de Diciembre.- La biotecnológica española AB-Biotics, cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), ha lanzado al mercado un nuevo ingrediente alimentario, llamado AB-Fortis, que previene la carencia de hierro.
 
El producto, desarrollado por el equipo científico de AB-Biotics, permite aportar en una sola dosis toda la cantidad diaria recomendada de hierro evitando el sabor metálico y los efectos secundarios clásicos de la fortificación de alimentos con hierro. Este ingrediente podrá comercializarse en forma de suplemento nutricional o incorporarse en lácteos y cualquier alimento sólido.

El hierro es indispensable para el mantenimiento de las funciones vitales de los humanos. La dieta debe incluir la cantidad diaria recomendada para evitar problemas de salud como la anemia, uno de los trastornos nutricionales más comunes incluso en países desarrollados. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi el 25% de la población (más de 1.600 millones de personas en el mundo) sufren anemia. El porcentaje más elevado se da entre los niños en edad prescolar (el 47% sufre anemia) y entre las embarazadas (42%). Además, tres de cada diez mujeres en edad fértil presentan este problema.

Para llevar al mercado su nuevo ingrediente, AB-Biotics ha firmado contratos de distribución con diversas compañías que se encargarán de la distribución de AB-Fortis en los diversos mercados internacionales. La firma española Suan Farma será la principal comercializadora del producto, ya que tendrá derechos de distribución de AB-Fortis durante 2 años renovables en todo el mundo. Estos derechos serán de carácter exclusivo excepto en determinados mercados donde el producto contará además con otras firmas comercializadoras. Así, AB-Biotics ha firmado un acuerdo con la compañía norteamericana The Green Labs, que tendrá derechos no exclusivos durante 5 años renovables para distribuir AB-Fortis en Estados Unidos, Chile, Ecuador y Colombia. Por su parte, la española Disproquima tendrá derechos de distribución no exclusiva durante 4 años renovables en Marruecos, Túnez, Argelia, España, Francia, Portugal, Alemania, Italia y Turquía.

"AB-Fortis es fruto de años de investigación, lo hemos patentado en 32 países y ahora podremos llevar al consumidor final de la mano de socios comerciales muy bien posicionados en sus respectivos mercados”, destacan Miquel Angel Bonachera y Sergi Audivert, cofundadores y consejeros delegados de AB-Biotics.

Además de los contratos de distribución, AB-Biotics ha firmado otro acuerdo, también con la firma española Suan Farma, para desarrollar conjuntamente nuevas fórmulas de complementos nutricionales basadas en AB-Fortis y dirigidos a la industria farmacéutica.

Cómo funciona AB-Fortis
(Vídeo explicativo: http://www.youtube.com/watch?v=wUx0Y1yDLxI )
Hasta ahora, la fortificación de alimentos con hierro alteraba el sabor de los alimentos debido a su sabor metálico y a su capacidad de oxidar las grasas, que provocaba un sabor rancio. Además podía provocar cambios en la coloración dental y ardor de estómago, lo que provocaba el rechazo del consumidor. Para evitar estos efectos secundarios se fortificaban los alimentos con dosis reducidas que no cubrían la dosis diaria necesaria; por otro lado, los sistemas disponibles para encapsular sales de hierro no podían incorporarse a todos los alimentos por ser sensibles al pH o la temperatura.
AB-Fortis evita estos problemas: el hierro va protegido dentro de una microcápsula, por lo que el consumidor no nota sabor metálico al ingerir el producto. El pH ácido presente en el estómago no consigue destruir AB-Fortis, y el hierro continúa su trayecto hasta llegar al intestino. De este modo se evitan los ardores de estómago o náuseas de las sales de hierro habituales. El pH básico y la elevada concentración de sodio presente en las sales biliares del intestino consiguen finalmente erosionar la cápsula de AB-Fortis y liberar su contenido. En la pared intestinal, una enzima se encarga de reducir el Hierro (III) del AB-Fortis en Hierro (II), que es finalmente absorbido por el intestino gracias a una proteína transportadora de metales divalentes. Los ensayos clínicos en humanos han demostrado que el hierro que contiene AB-Fortis se absorbe bien a nivel intestinal, de forma equivalente al hierro que consumió un grupo de pacientes en forma de sulfato ferroso.
 
 
 
 
Permalink  
 
Desarrollado por Web4Bio