Socios

El Glioblastoma precisa de más ensayos clínicos y nuevas alternativas terapéuticas

El Glioblastoma es un tipo de tumor cerebral que mantiene grandes necesidades terapéuticas debido a su baja esperanza de vida de apenas 14 meses y la falta de un tratamiento efectivo. No hay ningún tratamiento nuevo y seguro para el glioblastoma desde hace 17 años. Para dar visibilidad a las necesidades terapéuticas no cubiertas que sufren los pacientes diagnosticados con glioblastoma, se ha celebrado una charla científica en el ParcBit de Palma de Mallorca, seguida de una mesa de debate sobre este tipo de cáncer cerebral muy agresivo. La finalidad del encuentro, organizado por Laminar pharmaceuticals, ha sido concienciar sobre la enfermedad en la fecha del  Glioblastoma Awareness Day- día 20 de julio.

Sede ParcBit
Laminar Pharma
Salud
La actividad de divulgación ha reunido a investigadores, clínicos y representantes de pacientes para explicar las causas del desarrollo de esta enfermedad, así como las bases moleculares de los tratamientos farmacológicos actuales.

La doctora Carmen Balañá, investigadora del Instituto Catalán de Oncología de Barcelona, gran experta en tumores del sistema nervioso central, explicó la nueva clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los tumores cerebrales así como los tratamientos disponibles en la actualidad para tratar el glioblastoma, destacando “que no hay ningún nuevo tratamiento para el glioblastoma desde hace 17 años”. Es relevante clasificar este tipo de tumor en función de sus características moleculares, ya que estas afectan a la respuesta de los pacientes al tratamiento y a su supervivencia. “Por ejemplo, la mutación en el gen IDH es mayoritaria en pacientes menores de 50 años con una mayor esperanza de vida y la metilación del gen MGMT está asociada con la resistencia al tratamiento actual, la temozolomida”. 

La doctora Gema Malet expusó de forma muy amena y comprensible para los asistentes las bases moleculares y celulares del glioblastoma, destacando la gran capacidad de este tipo de tumores en infiltrarse y extenderse en el tejido sano, y detallando las principales vías moleculares alteradas que facilitan la propagación del tumor, entre ellas, "las alteraciones de genes localizados en el cromosoma 10, alteraciones de la vía TP53/MDM2P14, alteraciones de la vía p16ink4/RB1/CDK4, alteraciones en el gen EGFR, y factores de crecimiento y angiogénicos sobrexpresados".

Posteriormente la misma experta ha presentado los actuales tratamientos que están en estudios básicos y clínicos con la finalidad de determinar su eficacia para tratar el glioblastoma en el futuro, como la terapia lipídica de membrana, inhibidores de quinasa, Car-T cells de terapia de transferencia de célula T, los inmunomoduladores, las vacunas, la terapia viral y la terapia con anticuerpos monoclonales radiomarcados o radioterapia.

En la mesa redonda, moderada por el CEO de Laminar, el doctor Pablo Escribá, se presentaron las tendencias actuales referentes a los estudios clínicos, su financiación, las alternativas de tratamientos, así como la perspectiva de pacientes gracias a la intervención de un familiar. Mario Diaz ha compartido su experiencia personal y familiar con la enfermedad pidiendo más apoyo integral a los enfermos y sus familiares, subrayando la difícil gestión de los cuidados de los pacientes por parte de la familia, así como la precariedad económica a la que conduce la situación. Finalizaba su testimonio resaltando la necesidad de atención para los pacientes y familiares en todos los aspectos.
  • Las grandes farmacéuticas no dedican recursos a investigar soluciones para esta compleja enfermedad, por ello las esperanzas de los pacientes radican en las compañías biotecnológicas. 

El doctor Adolfo de Muniain, director del área de neurociencias en Biodonostia (San Sebastián) también estuvo presente, resaltando la “importancia de las colaboraciones público-privadas para poder avanzar en la investigación y desarrollo de fármacos”. El consejero independiente de Laminar, Enric Rello (CFO en Oryzon) ha destacado la importancia de la financiación para poder llevar los proyectos a los pacientes y ha exigido mayores ayudas gubernamentales para este fin.

Finalmente, el director de Operaciones Clínicas de Laminar, Adrian McNicholl, señaló que el glioblastoma “es una patología complicada, con una progresión muy rápida, por lo que las grandes farmacéuticas no suelen entrar en ella y normalmente son las pequeñas biotecnológicas las que hacen la investigación”. “Hay pocos fármacos y las farmacéuticas hacen menos ensayos porque es una patología más complicada, tienen miedo a los fracasos en intentos de obtener medicamentos y especialmente en una patología donde hay pocos pacientes y la progresión de la enfermedad es muy rápida".