AseBio

René Castro (FAO): “Si no ponemos suficiente atención en la biotecnología corremos el riesgo de quedarnos desfasados”

El subdirector general de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) habla con AseBio sobre la recuperación verde y sostenible tras la crisis por la Covid-19, tema central del Green Innovation Forum

René Castro (FAO)
Madrid

Créditos de la foto: ©️ FAO / Roberto Cenciarelliase.

Por Agathe Cortes

 

Frente a una crisis sanitaria sin precedentes que ha puesto el mundo en cuarentena y unas temperaturas alarmantes que alteran a diario la tierra, la innovación y la ciencia se posicionan como dos ejes líderes en esta lucha. 

AseBio habla con la FAO de algunos de los temas principales que se debatirán en el Green Innovation Forum, nuestro evento digital del 24 al 26 de noviembre en el cual veremos a la biotecnología española como un sector estratégico para la recuperación verde y sostenible de la economía europea. René Castro, subdirector general de la organización internacional, nos da algunas pinceladas:

 

AseBio. ¿Cuál es su mayor prioridad para la recuperación verde tras la crisis de la Covid-19?

René Castro. Tengo dos prioridades: el acuerdo y la acción. La primera sería poner suficiente atención en todo el tema biotecnológico porque no está siendo el caso. Y es posible que caigamos en una guerra de trincheras como la que se dio con los OMG (Organismos Genéticamente Modificados) hace 20 años. Los países nunca pudieron resolver ni ponerse de acuerdo en nada, excepto en pelear. No tenemos todavía bien definidos los criterios éticos para saber si la ciencia tiene que ir hacia una dirección u otra. Pero el mercado está pasando por encima de la biotecnología y corremos el riesgo de quedarnos desfasados. La segunda prioridad es la acción. Esta pandemia ha puesto de manifiesto la dificultad del ser humano en actuar de forma preventiva. 

AseBio. ¿Y qué hacer para que la ciencia y la biotecnología estén en el centro de la discusión?

René Castro. Información, desde luego, no falta, ni tampoco estudios que demuestran su importancia. Lo que hace falta es digerir toda esta información y la magnitud del impacto para que el ciudadano informado o una empresa, cuando se exprese y actúe, haga que los políticos presten atención y tomen decisiones. Creo que tenemos tal exceso de información mezclada con bulos que nos dificulta, como sociedad moderna, estar preparados para las cosas que incluso conocemos. 

AseBio. ¿Cómo escapar a ello y posicionar correctamente la biotecnología de cara a nuestros retos? 

René Castro. Empezaré con un ejemplo. Tenemos más de 800 millones de personas que padecen hambre y al mismo tiempo producimos suficientes alimentos, pero se desperdicia. Es una barbaridad y un pecado que haya gente que no coma mientras se está tirando un tercio de lo que se produce. Cuando no actuamos y cuando no tomamos decisiones, el resto de los países lo vive de forma indirecta. No debemos caer en esos debates que frenen la innovación. Debemos tener cuidado ahora en no cometer los errores del pasado y forjar una política para que se comprenda la importancia de la ciencia.

AseBio. Frente esa carencia y ese desacuerdo, ¿la ciencia y la biotecnología no podrían generar ese consenso que falta?

René Castro. Las autoridades locales y nacionales pueden tener una primera acción, pero es verdad que la ciencia puede ir también mucho más allá. Por ejemplo, es necesario analizar mejor a la población y a cada individuo para proporcionarle sus necesidades, mejorar la nutrición individual y disminuir el consumo innecesario. Va a ser inevitable que lleguemos a sofisticar la forma en que producimos, utilizamos y consumismos los alimentos. En un mundo de 10 000 millones de personas no habrá espacio para el desperdicio.

AseBio. Convertir esos desperdicios, esos residuos en bioproductos podría ser una solución… 

René Castro. Las opciones creativas como esta, al igual que producir energía para almacenarla como se hacía con la leña, son alternativas que tendremos que usar. El mundo emite en promedio per cápita seis toneladas de CO2 (dióxido de carbono) anualmente y para poder aplanar la curva tenemos que bajar a uno. Para ello, debemos mejorar nuestra electricidad, nuestra energía y el transporte, pero también la alimentación y la agricultura que forman parte de la ecuación. Tendremos que asegurarnos que el enfoque del futuro vaya más hacia la nutrición y hacia sistemas de dietas sostenibles que simplemente hacia la comida, la productividad y la cantidad. 

AseBio. Pero para conseguir todo esto, se necesita financiación. ¿Vamos mejorando en ese punto?

René Castro. No creo. Seguimos invirtiendo cantidades enormes en productos erróneos. Seguimos invirtiendo en los combustibles fósiles, masivamente, desde el uso, la producción y la extracción. Si parasemos esa inversión, se aceleraría la sustitución por combustibles más limpios, probablemente renovables y eso conllevaría a la creación de nuevos empleos y una nueva economía. El problema es que conocemos ya las soluciones y sabemos lo que tenemos que hacer, pero nos hemos alejado desde hace años de las opciones sostenibles que elegían nuestros abuelos. Hemos corregido una política pasada y no hemos dedicado suficiente tiempo a la ciencia y la innovación en los momentos tempranos. Pero ahora podemos retomarlo y reaprender. En definitiva, tenemos que repensar para llegar a un futuro que la atmosfera pueda manejar.

AseBio. ¿La crisis sanitaria nos puede servir para ello?

René Castro. Soy optimista. Cuando se da un mensaje claro hay habilidad para manejar los picos y ponerlo bajo niveles que puedan ser administrados. Hemos visto con esta pandemia que la ciudadanía puede reaccionar relativamente bien cuando se trata de emergencias, aunque los problemas a largo plazo, como el cambio climático o este coronavirus, generen fatiga. Pero, aun así, tengo la esperanza de que esos meros ajustes que hemos conseguido con la salud, los trasladaremos al medio ambiente, la movilidad, la energía, la nutrición y la agricultura.

AseBio. ¿Cree que la regulación europea apoya esta dinámica?

René Castro. Europa da señales ambivalentes. Es especialmente innovadora en temas como la movilidad en las ciudades, la transformación de la matriz energética, pero lo es mucho menos en agricultura y en la nutrición. Se enfoca mucho en la productividad y no tanto en las otras áreas. No deja de sorprender. Sin embargo, es muy positivo que, en estos tiempos de pandemia, se genere un pacto verde para que, al construir de nuevo, lo hagamos mejor y hagamos parte de la transición ecológica hacia esas ciudades más verdes y hacia ciudadanos más concienciado con el planeta. 

AseBio. Si pudiese dar un mensaje a nuestros ponentes del Green Innovation Forum de la semana que viene, ¿cuál sería?

René Castro. Si Europa implementa el pacto verde con la fuerza que lo ha planteado y lo abre al mundo, será un líder y tenemos todos esa esperanza. Para conseguir eso, necesitamos más cooperación, asociación e intercambio de conocimiento, de patentes, de organizaciones, de estudiantes y de empresas, para llevar todas estas áreas de innovación por todo el planeta. 

 

Para saber más sobre nuestro Green Innovation Forum, pincha aquí.