La biotecnología lidera la lucha frente al coronavirus

El Centro Nacional de Biotecnología-CSIC, el Instituto de Salud Carlos III y el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), tres de los ochos centros de investigación españoles que participan en proyectos financiados por la UE frente al coronavirus.

AseBio
La biotecnología lidera la lucha frente el coronavirus

Desde que saltasen las alarmas frente a la amenaza del nuevo coronavirus en diciembre de 2019 en Wuhan, China, la comunidad biotecnológica está aumentando sus esfuerzos para estudiar el virus y desarrollar diagnósticos, tratamientos y vacunas, que ayuden a proteger a las personas frente al virus SARS-CoV-2.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han confirmado más de 419.000 casos en 185 países, y los números están aumentando. El sector biotecnológico ha desarrollado durante más de dos décadas soluciones innovadoras para proteger a las personas de enfermedades infecciosas como el ébola, la gripe aviar, la tuberculosis o el VIH. 

Los socios de AseBio están trabajando, en colaboración con autoridades internacionales como la OMS, gobiernos nacionales e instituciones filantrópicas, para encontrar soluciones biotecnológicas ante la emergencia sanitaria provocada por el SARS-CoV-2.

El Centro Nacional de Biotecnología-CSIC, el Instituto de Salud Carlos III y el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), socios de AseBio, tres de los ochos centros de investigación españoles seleccionados por la Comisión Europea para investigar el desarrollo de nuevas vacunas, pruebas de diagnóstico rápido, nuevos tratamientos, y el seguimiento para prevenir y controlar de manera eficaz la propagación del virus.

Científicos del Laboratorio de Virus Respiratorios del Centro Nacional de Microbiología (CNM) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) han realizado la secuenciación completa del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 gracias al uso de muestras respiratorias de pacientes procedentes de diferentes áreas geográficas de España.

Compañías biofarmacéuticas como GSK están colaborando en diferentes proyectos para el desarrollo de vacunas. Uno de ellos con la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), una organización filantrópica de carácter público-privado que tiene como objetivo dar respuesta a emergencias sanitarias acelerando el desarrollo de vacunas. GSK ha puesto a su disposición la plataforma tecnológica de adyuvantes de la compañía. Además, a través del acuerdo con CEPI, proporcionan también acceso a su tecnología de adyuvantes a la Universidad de Queensland, Australia, quien está investigando para la producción rápida de vacunas contra múltiples patógenos virales. Por otro lado, GSK ha anunciado una colaboración con Clover Biopharmaceuticals, una compañía global de biotecnología con sede en China, enfocada en el desarrollo de terapias biológicas novedosas y transformadoras a quien también GSK facilitará su plataforma tecnológica de adyuvantes para apoyar el proceso de desarrollo de su vacuna candidata para el coronavirus.

Palobiofarma ha comenzado un proyecto de investigación en COVID-19, concretamente centrado en la búsqueda de nuevos fármacos como inhibidores de la enzima ACE2, que es la proteína responsable de la unión del virus a las células del pulmón.

El trabajo de los socios de AseBio mejora también el diagnóstico del COVID-19, Canvax Biotech ha desarrollado un kit para la detección y cuantificación de coronavirus. Esta empresa ha sido pionera en España en lanzar al mercado el kit que ya se vende a nivel mundial. Genómica, del Grupo PharmaMar, ha desarrollado y comercializado dos kits para el diagnóstico del SARS-CoV-2. 

Otro de nuestros socios que está trabajando en el diagnóstico del COVID-19 es Imereti, quienes tienen el objetivo de disminuir la carga de los laboratorios de microbiología y genética de los hospitales públicos y privados, ofreciendo parte de sus equipos de laboratorio para la realización de pruebas diagnósticas destinadas a la detección cualitativa del SARS-CoV-2 en muestras de hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos de pacientes que cumplen los criterios clínicos y/o epidemiológicos de la prueba Covid-19.

En cuanto al tratamiento, Gilead está trabajando junto con las autoridades sanitarias globales y nacionales para encontrar una respuesta a los afectados por el COVID-19 a través del uso de Remdesivir. Este producto ha mostrado actividad in vivo e in vitro contra el SARS y MERS, que son causados por otros coronavirus de estructuras similares al COVID-19, lo que permite albergar esperanzas sobre su efectividad en este caso. AbbVie trabaja con la Organización Mundial de la Salud y las autoridades sanitarias globales para responder con tratamientos a las necesidades de los pacientes afectados por el COVID-19.

Desde Ingenasa, están desarrollando proteínas recombinantes del virus y anticuerpos mono y policlonales, que servirán para poner a punto ensayos de diagnóstico rápido (inmunocromatografías). Además, ELISAs que permitan identificar anticuerpos frente al virus en muestras de suero/sangre/otros fluidos de pacientes. En una segunda fase también se pondrán a apunto ensayos que permitan la detección directa de antígenos virales.

Por su parte, Grifols ha anunciado que, junto con su socio chino Shanghai RAAS, está acelerando el desarrollo de métodos de análisis y diagnóstico para la detección del coronavirus y está colaborando con las autoridades de salud internacionales para desarrollar un potencial tratamiento antiviral con inmunoglobulinas compartiendo su experiencia con plasma de convalecientes (plasma con anticuerpos contra el virus).

Laboratorios Rubió ha anunciado su colaboración en un ensayo clínico pionero para reducir la transmisión y, en consecuencia, la incidencia de COVID‐19, aportando recursos para el desarrollo de la investigación y suministrando uno de los fármacos utilizados en el estudio, Dolquine, cuyo principio activo es la hidroxicloroquina.

Existen otras líneas de investigación desde la biotecnología como las orientadas a mejorar el sistema inmune con cepas probióticas como lo hace nuestro socio Biosearch Life.

Por su parte, IQS desarrolló un inhibidor de la polimerasa NS5B del virus de la hepatitis C, con una EC50 similar a la reportada para el Sofosbuvir (fármaco comercializado actualmente para el tratamiento de esta enfermedad). La aplicación de métodos de modelización molecular ha permitido a los investigadores del GQF-IQS evaluar si el compuesto con actividad antiviral frente a la hepatitis C podría interaccionar con la Mpro del COVID-19  (la estructura del cual ha sido reportada recientemente en el Protein Data Bank, ID: 6LU7). Los resultados obtenidos hasta el momento sugieren que el compuesto podría interaccionar con el centro activo de esta proteína y bloquear su actividad.

El socio Leitat ha desarrollado el primer respirador mecánico de campaña fabricado mediante impresión 3D industrializable. El centro tecnológico Eurecat facilitará la realización de ensayos de las mascarillas que se están empezando a producir para suplir la falta de este material sanitario contra el coronavirus, así como de los componentes necesarios para su fabricación, mediante la validación de su eficacia a nivel de filtración bacteriana, de respirabilidad y de limpieza microbiana.

El Instituto de Investigación Sanitaria La Fe, junto con El Hospital La Fe y Biobanco La Fe, están crean un repositorio de material biológico de gran alcance para la lucha contra el COVID-19. Las iniciativas de nuestro ocio AINIA, en relación a la emergencia sanitaria están siendo, estudios de eficacia virucida de sustancias; la obtención de compuestos naturales de potencial virucida; además de, colaboración con la administración y otros centros de I+D en la síntesis de medicamentos.

Desde MSD se ha creado un equipo científico para evaluar los candidatos antivirales y vacunas disponibles en la compañía para comprobar su potencial actividad frente al SARS-coV-2 y los virus relacionados. Además, y con el objetivo de acelerar el desarrollo, producción y distribución de vacunas, test diagnósticos y tratamientos contra el coronavirus; MSD se ha unido a la Fundación Bill y Melinda Gates y el consorcio de compañías dedicadas a las ciencias de la vida que están trabajando para encontrar respuestas terapéuticas y preventivas frente al COVID-19.

Archivel Farma comienza un ensayo clínico con una vacuna para aumentar la inmunidad de los profesionales sanitarios expuestos al riesgo de COVID-19. La vacuna RUTI se administra por inyección subcutánea, es segura y está en fases clínicas avanzadas en India y en Ucrania para el tratamiento de la tuberculosis y la tuberculosis resistente a antibióticos, y también como potenciador de la respuesta anticancerosa en pacientes de cáncer de vejiga.

Desde Roche han comenzado con la inclusión de los primeros pacientes españoles en el primer ensayo clínico a gran escala para evaluar la seguridad y la eficacia del fármaco tocilizumab (un anticuerpo monoclonal que bloquea la vía de señalización de IL-6 y aprobado para el tratamiento de la artritis reumatoide, la artritis idiopática juvenil y el síndrome de liberación de citoquinas inducido por la terapia CAR-T) en pacientes adultos hospitalizados con neumonía grave por COVID-19.

Nostrum Biodiscovery están centrando sus esfuerzos en la búsqueda de inhibidores de la proteasa 3C del virus, con un papel clave en su replicación. Realizan análisis virtuales de quimiotecas de millones de compuestos públicos y exclusivos de sus bases de datos, utilizando la combinación de uno de los algoritmos de acoplamiento molecular más potente del mercado junto con su algoritmo de Monte Carlo PELE.

SOM Biotech anuncia la validación in vitro de tres candidatos a fármacos como nuevas terapias para el tratamiento del COVID-19. Los tres candidatos son fármacos que inhiben la proteasa principal del SARS-CoV-2 y por ello la replicación del virus. Los estudios clínicos con los tres candidatos pueden iniciarse de inmediato. La compañía biotecnológica ha identificado los inhibidores de las proteasas 3CL de los viruses SARS-CoV-2, SARS-CoV y MERS-CoV como potenciales candidatos para tratar el COVID-19, utilizado su tecnología basada en inteligencia artificial (SOMAIPRO).

Desde Atrys Health están colaborando desinteresadamente a través de su área de Big/Smart data con tres comunidades autónomas, para asesorarles en predicción e impacto del COVID-19 en cada una de ellas. Por otra parte, los laboratorios de Atrys, especializados en diagnóstico oncológico de precisión, han llevado a cabo una rápida redirección sus recursos para adaptarse a las circunstancias y permitir llevar a cabo la realización de test COVID-19, tanto PCR como de inmunización, de forma coordinada y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Por último, una de las líneas de I+D de la compañía está trabajando en el desarrollo de un nuevo kit diagnóstico rápido de inmunización frente a Coronavirus (SARS-CoV-2) en pacientes con diagnóstico o sospecha de COVID-19.

Merck ha puesto en marcha un estudio para identificar los activos que podrían ser reutilizados para hacer frente a los síntomas de la infección por Covid-19. Además, sus fábricas y división de Life Science trabaja sin descanso para proveer a algunos de los centros de investigación más importantes del país, de una serie de compuestos químicos de Merck necesarios y esenciales para la síntesis de la 2-Hidroxicloroquina como tratamiento experimental para el Covid-19. También están trabajando con oligos, trozos de ADN sintéticos que se usan en muchos protocolos dentro de un laboratorio de investigación y son claves para la detección de ciertas enfermedades como el COVID-19.

Por su parte, Novartis ha puesto a disposición de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) su fármaco oncohematológico ruxolitinib para tratar a pacientes con neumonía grave por COVID-19 que están experimentando tormenta de citoquinas, un tipo de hiperactivación inmune severa que puede provocar complicaciones respiratorias potencialmente mortales. Ruxolitinib es un inhibidor de JAK bien establecido que reduce los niveles de citoquinas inflamatorias en pacientes con patologías hematológicas como la mielofibrosis. La evidencia preclínica indica que ruxolitinib, al actuar sobre la tormenta de citoquinas, podría reducir el número de pacientes graves con COVID-19 que requieren cuidados intensivos y ventilación mecánica.

Las biotecnológicas españolas, que cuentan en su pipeline con una decena de fármacos ya registrados y más de 200 en distintas fases de desarrollo, tienen sólidas capacidades en descubrimiento, desarrollo y producción de fármacos, que se han identificado y recogido en el Mapa  de Capacidades en ‘drug discovery’ elaborado por AseBio, que se ha puesto al servicio de las autoridades sanitarias para facilitar la prevención y respuesta ante potenciales riesgos para la salud pública. Por ello el pasado mes de enero, AseBio puso a disposición del Ministerio de Ciencia e Innovación y el Ministerio de Sanidad, el trabajo, conocimiento y experiencia de sus socios. 

Contact information

Prensa AseBio
Samanta Chocrón
schocron@asebio.com
T. 912.109.374 – 663.117.293
www.asebio.com
 

Tags
Coronavirus