Asebio lanza un informe que alerta sobre la falta de apoyo a la I+D empresarial en España que convierte a nuestro país en una excepción en su entorno

Un documento que toma como elemento de partida un análisis de las políticas públicas de apoyo a la I+D+I puestas en marcha en España y su comparación con las políticas que han implementado países de nuestro entorno.

ASEBIO
Asebio lanza un informe que alerta sobre la falta de apoyo a la I+D empresarial en España que convierte a nuestro país en una excepción en su entorno
COAM, Calle Hortaleza 63. Madrid

Madrid, 10 de julio de 2019.  La Asociación Española de Bioempresas (Asebio), ha presentado este miércoles el Informe Propuestas para incrementar la competitividad del sistema español de I+D+I, un documento que toma como elemento de partida un análisis de las políticas públicas de apoyo a la I+D+I puestas en marcha en España y su comparación con las políticas que han implementado países de nuestro entorno.

La inversión empresarial en I+D+I en España, que representaba el 0,66% del PIB en 2017, es todavía muy inferior al 1,36% de la media de países de la Unión Europea. Estos indicadores han motivado a Asebio a realizar un informe comparativo de políticas de apoyo a la I+D+I de España en el contexto internacional

El estudio, realizado por una consultora independiente, analiza los datos macroeconómicos e indaga en los instrumentos y prácticas definidas en 21 países, profundizando en la relación entre inversión pública en I+D+I e inversión empresarial.

El análisis destaca que los países con mayor apoyo público a la I+D+I presentan una mayor inversión empresarial en I+D+I.

Asimismo, subraya que el posicionamiento de España a nivel internacional está por debajo de países similares de su entorno, como Italia y Portugal, debido principalmente al bajo nivel de inversión directa del gobierno, consecuencia tanto de los presupuestos destinados a las políticas de I+D como la falta de ejecución de los mismos, que en 2018 no llego al 30%. A este respecto, el modelo español basado en préstamos se posiciona como una rara avis en el entorno internacional.

También se deduce del estudio que las Pymes españolas ven limitado su acceso a los incentivos indirectos, no pudiéndose beneficiar del efecto incentivador pretendido con las deducciones fiscales

Por último, se plantea la necesidad de dotar al conjunto del sistema de mayor agilidad administrativa, reduciendo el tiempo necesario para que las empresas puedan beneficiarse de los incentivos directos e indirectos, de forma que estos tengan un efecto incentivador mayor.

Los desafíos para el sistema español de apoyo a la I+D+I

Asebio plantea la necesidad de afrontar una reforma en profundidad del sistema español de apoyo a la I+D+I. El marco español de incentivos a la investigación, posiciona a nuestras empresas innovadoras en situación de desventaja competitiva, lo que perjudica la capacidad innovadora del ecosistema español. Conseguir un mix de financiación adecuado a la madurez e impacto de los proyectos innovadores es clave para el impulso de nuestras empresas.

Las futuras olas de innovación serán disruptivas y requieren una agenda transversal en torno a la I+D e inversiones sostenidas que conduzcan a empleos de alta calidad. Por ello, Asebio propone toda una serie de medidas dirigidas abordar las debilidades de nuestro modelo.

En palabras de Jordi Martí, Presidente de Asebio, “la importancia de la inversión pública en I+D+I es crucial. Los países ricos invierten en ciencia porque entienden que es el camino para crecer. Impulsan la innovación a través de una mayor inversión en I+D, es decir, apuestan por una economía basada en el conocimiento y la tecnología”.

La innovación en el desarrollo de la biotecnología

La biotecnología es uno de los principales motores del cambio tecnológico, capaz de producir innovaciones en otros sectores como el de la salud, agroalimentario o industrial. El compromiso de las empresas biotecnológicas no ha dejado de crecer en el último quinquenio hasta los máximos históricos de 2017, donde se alcanzaron los 680 millones de €, un 10,3% más que el ejercicio anterior.

Este compromiso con la I+D ha permitido a las empresas biotecnológicas tener un impacto en la economía española en 2017 de casi 7.000 millones de euros (0,7% del PIB) y casi 2.500 millones de euros para las arcas públicas.

El sector biotecnológico se caracteriza por su intensidad en I+D, contribuyendo a la generación de conocimiento y su transformación en innovaciones que impactan en la salud de las personas, en una agricultura sostenible y una alimentación saludable, así como en la mejora de nuestro medioambiente. Además, contribuye al desarrollo económico de muchas áreas de actividad, mejorando la competitividad de las empresas españolas y generando nuevas actividades económicas y puestos de trabajo.

Nota: el informe está compartido en la web de Asebio, puedes verlo aquí.