AseBio

#EntrevistaBiospain2021 | "BIOSPAIN ha ayudado a situar a España dentro del mapa biotecnológico mundial"

Hablamos con María Peña, Consejera Delegada de ICEX, platinum sponsor de Biospain 2021, sobre la colaboración, el papel de nuestro sector en la sociedad y en la economía de nuestro país.

maria peña
Internacional
BioSpain

Quedan justo dos meses para que empiece una de las mayores ferias internacionales de la biotecnología, Biospain 2021. Para María Peña, Consejera Delegada de ICEX España Exportación e Inversiones, platinum sponsor del evento, la biotecnología tiene un papel creciente en la internacionalización de nuestro país. Aunque, bajo su punto de vista, es un sector difícil de cuantificar de forma inequívoca, las cifras disponibles en lo que se refiere a empresas, acuerdos, aportación al PIB, etcétera, nos permiten ser optimistas. "Pero más allá de las cifras concretas, como digo, difíciles de cuantificar, existe una dimensión cualitativa. ¿Qué imagen de nuestro país queremos transmitir y cómo queremos a vernos nosotros mismos?", se pregunta la experta. "No cabe duda de que esa dimensión cualitativa, con un sector tecnológico, dinámico, científico, internacional, capaz de abordar retos existenciales, bien sanitarios o bien climáticos, le da y debe dar un peso superior al de su dimensión cuantitativa".

AseBio. ¿Por qué es interesante Biospain para esto? ¿Qué esperáis de este evento este año?

María Peña. Biospain es el escaparate del sector biotecnológico español al mundo, el evento de referencia de la biotecnología española, y ha ayudado a situar a España dentro del mapa biotecnológico mundial. Esperamos que Biospain 2021 de a conocer a los asistentes los avances y esfuerzos que se han hecho en nuestro país durante la crisis de la covid-19, como por ejemplo, el desarrollo de la vacuna impulsada por el equipo liderado por el investigador del CNB-CSIC Mariano Esteban, o la producción en empresas españolas de varias de las vacunas utilizadas actualmente. Sin olvidar el gran potencial que presenta nuestro país en biotecnología verde.

Biospain es para mí especial porque su última edición en Sevilla fue mi primer acto fuera de Madrid como consejera delegada de ICEX España Exportación e Inversiones. Es para mí una cita obligada en la medida que mi agenda lo permita. 

AseBio. ¿Desde ICEX, cómo trabajáis con el sector? 

María Peña. En general ICEX trabaja con un sector de dos maneras: con actividades propias y apoyando económicamente actividades organizadas por asociaciones (en este caso, ASEBIO). Lógicamente buscando siempre la complementariedad entre ambos conjuntos de acciones.

En biotecnología acudimos a varias ferias-congreso internacionales; en particular, la BIO, donde organizamos desde hace años un pabellón español por el que hacemos todo el esfuerzo posible para que participen de una forma u otra todos los actores relevantes del sector. 

No obstante, en un marco de diálogo permanente con las empresas y con AseBio que nos obliga a ir evolucionando y adaptándonos a las necesidades de las empresas, hemos ido progresivamente redoblado nuestra apuesta posicionando la biotecnología cada vez más en la proyección de nuestra imagen y en nuestra agenda y calendario.

En definitiva: diálogo, apoyo institucional, innovación y especialización en los servicios son las grandes líneas que queremos marquen nuestro trabajo con el sector.

AseBio. ¿Cuáles son los principales avances que se han hecho y que necesitamos consolidar en el futuro?

María Peña. En España creo que podemos sentirnos orgullosos de la alta calidad investigadora alcanzada. Según el último informe AseBio, la biotecnología española representa el 3,2% de la producción científica del mundo en el área y se cita un 30% más que la media. Son datos realmente llamativos cuando España invierte solo un 1,24% del PIB en ciencia frente a la media europea, en torno a un  2,12% del PIB. 

No obstante, creo que aún tenemos mucho margen de acción en la consolidación de la transferencia de la tecnología. En 2020 aumentó en un 70% el lanzamiento de productos o servicios biotecnológicos al mercado, la mayor parte de los cuales estuvo relacionada con la covid-19. Esto nos demuestra que, en condiciones de estrés y necesidad, la industria biotecnológica española sabe responder con celeridad. A nuestro juicio existen las condiciones adecuadas para un florecimiento del ecosistema biotecnológico en España, con una gran proyección económica internacional.

La evolución ha sido positiva en los últimos años y estoy convencida de que el sector nos va a depurar muchas alegrías en el futuro. ICEX quiere estar al lado del sector para ayudar a acelerar y consolidar ese proceso. 

AseBio. Nuestro sector es particular y globalizado desde su nacimiento… ¿Qué novedad/qué apoyo planteáis dar desde el ICEX de cara a los próximos años sabiendo que la biotecnología ha protagonizado una crisis sanitaria?

María Peña. Como decía anteriormente, desde 2019 nos hemos replanteado nuestro papel en el sector. ¿Qué podíamos hacer más allá de la BIO o Biojapan? Con equipo especializado y voluntad de diálogo, hemos innovado y creado nuevas actividades.

En 2021 creamos misiones comerciales virtuales a zonas remotas punteras en biotecnología: Australia, Japón, Taiwán y Nueva Zelanda y Corea del Sur. Estas misiones sirven para presentar potenciales socios (tecnológicos, comerciales, financieros…) a las empresas, de manera específica y personalizada. 

Otra novedad este año son las actividades de innovación abierta con grandes multinacionales. Nos ponemos en contacto con sus equipos sectoriales y de innovación, y les presentamos empresas españolas capaces de responder a sus necesidades, casando así oferta y demanda. Han sido un gran éxito, y varias multinacionales nos han pedido repetir por lo tanto es una línea de trabajo que esperamos reforzar en el futuro. 

Una tercera novedad es que vamos a extender nuestro programa de internacionalización de emprendimiento, Desafía, que ha tenido mucho existo en el ámbito digital, a ciencias de la vida. Ya hemos tenido egresados biotecnológicos en San Francisco, pero ahora queremos apostar directamente por el sector. Con Desafía pretendemos dos objetivos: acercar a las empresas a ecosistemas internacionales de referencia y, por otro, ayudar en la transformación del emprendedor, bajo el supuesto de que científica o tecnológicamente es bueno, pero necesita reforzar sus capacidades en estrategia, gestión o comercialización. A los actuales Desafía en San Francisco y Tel Aviv sumaremos en 2021 en Países Bajos (para tecnología alimentaria) y en Singapur (para ciencias de la vida).

Finalmente, hay que sumar los programas horizontales, que aplican a todas las empresas y sectores, como nuestro Programa de Becas de Internacionalización, con más de 40 años de historia, los servicios personalizados de inteligencia competitiva y de mercados , ICEX Next (consultoría estratégica) o el trabajo de Invest in Spain en la atracción y cuidado de la inversión directa extranjera, así como otro tipo de acciones que realizamos; por ejemplo, regularmente damos cobertura informativa multimedia a empresas biotecnológicas.

En  definitiva, y como decía anteriormente, nuestro compromiso es estar al lado del sector, y juntos avanzar en el diseño de nuevos programas y servicios como capacidad para reforzar su capacidad para competir con éxito en los mercados internacionales.