AseBio

#MujerBiotech | Marisol Quintero: “El liderazgo de una mujer ayuda a que muchas más emprendan este camino”

AseBio publica su segunda entrevista del proyecto “El testimonio de 10 #MujeresBiotech en pandemia” con motivo del 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, con Marisol Quintero, CEO de Highlight Therapeutics, empresa dedicada a terapias contra el cáncer.

Marisol Quintero

Marisol Quintero (Valencia, 42 años), ha hecho un doctorado en Londres en farmacología —bajo la supervisión de Salvador Moncada, científico de referencia en biomedicina—, gestiona una empresa y tiene tres hijos. Su perfil, que no es común ya que combina una sólida formación científica y de gestión, le ha facilitado llegar hasta dónde está ahora. Sin embargo, como nos cuenta, su carrera no siempre ha sido sencilla, pero no por falta de reconocimiento o por trabas que le hayan puesto por ser mujer, sino por ser madre. “La maternidad es un gran punto de inflexión para la paridad y las investigadoras”, comenta. Pero ella es un ejemplo de que, aunque se tenga que llevar a un niño de dos meses a un congreso, se puede conciliar la vida personal y profesional. En resumen, ella podría ser un referente para las niñas y adolescentes como "todas aquellas que nos faltan, pero que ahí están", según comentaba ayer Carmen Vela.

AseBio. ¿Cómo describirías tu recorrido hasta llegar a ser CEO de Highlight  Therapeutics? ¿Has sentido un trato diferente por ser mujer?  

Marisol Quintero. Nunca he percibido discriminación o dificultades por ser mujer, pero no quita que, en muchos momentos, cuando salgo de una reunión, por ejemplo, pienso “anda soy la única mujer”, un día tras otro. Y eso ocurre sobre todo en el entorno de la inversión. Cuando miras los perfiles de compañías biofarmacéuticas españolas, en toda la parte de CEOs, ves a más hombres que a mujeres. De hecho, todos los nombres que me vienen a la cabeza son masculinos. 

Hay un punto de inflexión tremendo: la maternidad. Tiene un impacto en tu carrera ya que, dependiendo del punto en el que estás, puede ser duro compaginar. Por eso, cuando una mujer lidera un equipo, es más fácil que haya más mujeres, porque, en cierto modo, entendemos mejor lo que supone esa etapa. En mi equipo, tengo tres mujeres embarazadas de las 14 que somos. Y puedo confirmar con mi experiencia que los equipos de mujeres son igual de competitivos que los de hombres.  

AseBio. En el mundo farmacéutico, hay gran presencia de mujeres, pero ¿nos falta algo para mejorar su espacio?  

Marisol Quintero. En ‘farma’ pura, aunque se puede hacer siempre mejor, estamos muy muy bien. Se puede mejorar todavía, pero la situación es buena. También es verdad que quizá no estamos visibilizando de la misma forma los hitos conseguidos por mujeres que los de los hombres… creo que nos hemos dado cuenta de esto y las cosas también están cambiando. La percepción social que se tienen de ciertas figuras no es casual, es el resultado del trabajo que desde los equipos de comunicación se lleva a cabo. Muchas veces, no se le presta suficiente atención. Yo he aprendido que la inversión en comunicación es muy importante, permite explicar el trabajo que hacemos y que sea entendido por más gente. 

AseBio. ¿Y la Covid-19 ha ayudado a cambiar esa imagen?  

Marisol Quintero. Este año todo ha cambiado. La pandemia ha puesto en valor la necesidad de una sociedad que esté preparada científicamente y la opinión que tiene la sociedad del sector hoy creo debe ser bastante buena. Pero, por ejemplo, he leído en una review de final de año que en Europa no se había cerrado una ronda de financiación liderada por mujeres de más de 50 millones y no parece que esto vaya a cambiar este año. Hay todavía pocas mujeres CEO en el sector biofarmacéutico. No sé si es por las características del sector o por el trabajo que se tiene que desarrollar como CEO. Lo que sí está claro es que hay espacio de mejora.  

AseBio. Así que la COVID-19, en ese sentido, ha aumentado esa brecha de capacidades que ya existía… 

Marisol Quintero. Desde un punto general, ha supuesto un retroceso para muchas mujeres.  Todos hemos sufrido el impacto de la pandemia, y de nuevo, con el tema recurrente de conciliación la mujer ha salido peor parada. La pandemia no ha ayudado especialmente al desarrollo profesional de las mujeres. En casa, con los niños sin colegios, el impacto sobre las mujeres ha sido mayor; muchas no han podido dedicarse a su trabajo de la misma forma que antes de la pandemia. Esto pasa. Si estamos en teletrabajo, el reto social de la mujer es mucho más complicado, no por teletrabajar sino por lo que supone hacerlo en el mismo espacio donde están los niños. En cualquier caso, me consta que para muchos padres la situación no ha sido fácil. Yo he tenido, y tengo, la suerte de tener una estructura sólida en casa y apoyo, pero no para todas es igual.  

En lo que se refiere a visibilizar a la mujer en la ciencia, me viene a la cabeza una figura como la de Margarita del Val que aparece muy frecuentemente en los medios de comunicación y es considerada como una de las voces más reconocidas hoy en día con respecto a la pandemia. De hecho, en este sentido es una mujer que tiene más visibilidad que otro experto en virología como Luis Enjuanes. También tenemos una figura de mujer en Pfizer que se ha encargado del desarrollo de los ensayos clínicos y un matrimonio a la cabeza de BioNtech y probablemente haya más ejemplos. Por lo tanto, no he visto que la pandemia haya supuesto un deterioro de la posición de la mujer en la ciencia, pero  tampoco una mejora.  

AseBio. ¿Cómo trabajáis desde Hightlight Therapeutics para alcanzar esta paridad propia del sector ‘biotec’? 

Marisol Quintero. La verdad es que es una cuestión a la que, por suerte, no he tenido que prestarle mucha atención, porque si te fijas he acabado con un equipo formado principalmente por mujeres. Yo me pregunto si por ser mujer me he sentido más cómoda trabajando con más mujeres. De hecho, he tenido que plantearme la paridad en el otro sentido porque llegó un día que no teníamos ningún hombre. Ahora estamos más equilibrados. Pero mi objetivo es trabajar sobre las capacidades y las áreas que no están igual de desarrolladas entre mujeres y hombres, como el entendimiento del sector de inversión, de networking, o la parte más estratégica, que suelen estar llevadas más por hombres. Lo que trato de hacer es trabajar uno a uno qué áreas deberían desarrollar para llegar al siguiente nivel de su carrera profesional.  

Además, creo que mi equipo de mujeres se siente cómodo conmigo porque soy mujer y madre y lo que ellas han podido considerar en ocasiones como hándicap en un principio, ya no lo ven como tal. El liderazgo de mujeres ayuda a que haya más mujeres que lideran. Ves que hay más opciones y por lo tanto que también lo puedas conseguir tú.  

AseBio. ¿La prioridad de cara a 2021 es que las escuchemos más entonces, a las mujeres?  

Marisol Quintero. Esta es una forma de verlo, sí. Pero otra sería empujar más a la mujer fuera de su zona de confort. A veces hay que empujar a las personas para que se den cuenta que, para crecer, tienes que salir de esa zona de confort, experimentar, caerte e ir construyendo. Pero quizás nos pasa porque nos han enseñado siempre que tenemos que ser responsables y no queremos fallar, sin embargo, haciendo eso, nos quedamos donde siempre estamos y acabamos más encasilladas. Tenemos que escucharlas y acompañarlas para que se atrevan a tomar más riesgos y vayamos poco a poco conquistando esos aspectos que nos quedan.  

AseBio. ¿Cómo ayudar a las mujeres a que se metan en las carreras científicas más allá de la ‘farma’ que ya tiene las puertas abiertas de par en par?  

Marisol Quintero. Cuantas más mujeres vayan llegando, más podremos facilitar que las que tienen 17 o 18 años lo vean posible. Si visibilizamos de una forma positiva a las mujeres que llegan a esos puestos, esto permitirá que más chicas tengan referentes y digan “qué interesante manera de explorar el mundo, yo también quiero llegar a eso" y no pensar “fíjate para llegar ahí han tenido que renunciar a todo esto”.  

AseBio. Faltan referentes entonces… 

Marisol Quintero. Sí. Cuando vean más diversidad en esos referentes, sentirán más curiosidad y pensarán que si “ella lo ha conseguido, pues también lo puedo conseguir yo”.  En definitiva, hay que ir humanizando esta carrera de obstáculos que todos tenemos. 

 

Por Agathe Cortes